Información Legal: Federal

Inmigración

Ver Todo

¿Qué es la VAWA?

VAWA son las siglas para una ley que se llama Violence Against Women Act, o Ley de Violencia Contra las Mujeres, que fue pasada por el Congreso en 1994.  Entre otras cosas, la VAWA creó provisiones especiales en la ley de inmigración de Estados Unidos para proteger a víctimas de maltrato que no son ciudadanas de los Estados Unidos.  En casos de violencia doméstica, la ley de inmigración de los Estados Unidos permite que ciertas víctimas de maltrato que no son ciudadanas, puedan obtener su estatus legal sin tener que depender de el/la agresor/a.

Normalmente, si usted es esposo/a, hijo/a o padre/madre de un/a ciudadano/a de los Estados Unidos ("USC" por sus siglas en inglés) o es esposo/a o hijo/a de un/a residente permanente legal ("LPR" por sus siglas en inglés) y usted quiere obtener su estatus como LPR (a menudo, se refiere como "tener una green card"), el/la USC o LPR tiene que enviar una solicitud al Servicio de Ciudadanía y de Inmigración de los Estados Unidos (United States Citizenship and Immigration Service – USCIS) y quizás tenga que ir con usted a una entrevista con las autoridades de inmigración. 

Además, si su matrimonio es de menos de dos años cuando usted obtiene su estatus como LPR, normalmente usted recibiría algo que se llama “residencia permanente condicional” (conocido como “conditional green card”).  Su esposo/a entonces normalmente tendría que llenar una solicitud conjunta con usted para quitar la “condición” para que usted pueda obtener la residencia permanente sin la condición. 

Sin embargo, en relaciones donde hay violencia doméstica, estos requisitos de que los familiares que son USC o LPR tengan que participar, son a menudo usados por el/la agresor/a como otra forma de maltrato, ganando poder y control sobre el estatus migratorio de la víctima.  Por eso, la ley de inmigración de los Estados Unidos permite que ciertas víctimas de maltrato que no son ciudadanas de los Estados Unidos, puedan obtener estatus legal por su cuenta propia sin la participación de el/la agresor/a.