WomensLaw no es solamente para mujeres. Servimos y apoyamos a todos/as los/as sobrevivientes no importa su sexo o género.

Importante: Aun si las cortes están cerradas puede haber una forma para pedir una orden de protección y recursos de emergencia. Vea las Cortes y el COVID-19.

Sobre el Maltrato

Maltrato de Ancianos

Actualizada: 
15 de agosto de 2019

¿Cómo puedo reconocer las señales de maltrato de ancianos?

Estas son algunas señales comunes de maltrato que una persona mayor puede mostrar. Sin embargo, estas no son todas las posibles señales de maltrato de ancianos/as.

  • Señales de maltrato físico, abuso sexual y negligencia:
    • moretones, especialmente cuando los moretones están agrupados en un área o en patrones regulares;
    • ojos morados;
    • ronchas;
    • señales de sobredosis de medicamentos;
    • señales de no haberse tomado los medicamentos;
    • evita el contacto visual;
    • se asusta con facilidad;
    • demuestra sentir “vergüenza” si alguien le toca;
    • muestra afecto de formas inusuales o inapropiadas;
    • cambios en los patrones de sueño;
    • se queja de dolores de estómago o de cabeza; y
    • se niega a recibir visitas.
  • Señales de maltrato emocional y psicológico:
    • se agita o demuestra miedo cuando está cerca de una persona específica (usualmente el/la agresor/a);
    • evita el contacto y las actividades normales;
    • apatía (dejadez o indiferencia);
    • vuelve a comportamientos de niños/as, como chupar, mecerse o morder (regresión); y
    • cambios de humor.
  • Señales de abuso económico:
    • vergüenza;
    • recelo; y
    • evita el contacto y las actividades normales.1

Muchas señales de maltrato de ancianos/as se confunden frecuentemente con asuntos normales del envejecimiento. Por ejemplo, alguien puede pensar que una persona mayor simplemente cambió con la edad si antes era sociable y conversador/a, pero ahora se asusta con facilidad o evita el contacto visual. Identificar el maltrato de ancianos/as puede ser complicado, ya que muchos de los síntomas pueden coincidir con síntomas del envejecimiento o problemas médicos, como demencia, debilidad o con otros problemas relacionados a la edad.

A menudo, si la persona mayor reporta el maltrato, el/la agresor/a negará el maltrato si es confrontado/a, y puede decir que el/la anciano/a se está inventando el maltrato, está exagerando o malinterpretando un comportamiento normal. En muchos de los casos, sin embargo, las personas mayores víctimas de maltrato, al igual que las víctimas de maltrato de otras edades, pueden negar que están siendo maltratados/as por una serie de razones.

Al igual que las víctimas de otras edades, cada anciano/a maltratado/a mostrará distintas señales de abuso y, por lo tanto, cada uno/a necesitarán distintos tipos de ayuda. Puede que sea necesario comparar las señales de maltrato con el comportamiento normal de el/la anciano/a, y considerarlas ante su salud física y mental. Si usted teme que un/a anciano/a está siendo maltratado/a, puede hablar con un/a profesional médico de confianza para evaluar las señales de maltrato o con su oficina de Servicios de Protección de Adultos local.2

1 Reconociendo y Respondiendo a la Violencia Doméstica y al Abuso Sexual en la Edad Avanzada,” Sociedad Americana del Envejecimiento (solamente disponible en inglés)
2 El Maltrato de las Personas Mayores,” Organización Mundial de la Salud

¿Cuán común es el maltrato a las personas mayores?

El Consejo Nacional sobre el Envejecimiento informa que uno/a de cada diez Americanos/as de 60+ años ha experimentado alguna forma de maltrato de ancianos/as. Sin embargo, sólo uno de cada catorce casos de maltrato de ancianos/as es reportado a las autoridades. En casi el 60% de los incidentes de maltrato de ancianos/as y de negligencia (abandono o descuido), el/la agresor/a es un/a familiar y probablemente un/a hijo/a adulto/a o esposo/a. Otras veces, el maltrato ocurre en instituciones, como cuidado residencial, hospitales y facilidades de cuidado diurno.1

Sin embargo, hay varias razones por las que puede ser difícil para los/as investigadores/as conseguir estadísticas correctas sobre el maltrato de ancianos/as. Por ejemplo, como muchas víctimas de maltrato, las personas mayores pueden no estar dispuestos/as a reportar la situación porque tienen miedo de que el maltrato empeore. Algunas víctimas de maltrato de ancianos/as no pueden reportar el abuso o cuando lo reportan no le creen por su condición física o mental.2

1 Datos del Maltrato de Ancianos,”Consejo Nacional sobre el Envejecimiento (solamente disponible en inglés)
2 Maltrato de Ancianos,” Línea de Ayuda Nacional Online de Asalto Sexual (RAINN)

¿Cuáles son los factores de riesgo para el maltrato de ancianos?

Hay ciertos factores de riesgo que hacen que un/a cuidador/a sea más propenso/a a maltratar a un/a anciano/a tanto en el hogar como en ambientes de cuidado profesional, tales como:

  • una enfermedad mental actual y no tratada;
  • abuso de alcohol;
  • falta de paciencia;
  • tener un “mal temperamento” o un “mal genio”;
  • falta de preparación y adiestramiento para las responsabilidades de cuido;
  • ser cuidador/a desde una edad muy temprana;
  • falta de habilidades para enfrentar problemas;
  • exposición a maltrato cuando niño/a;
  • dependencia financiera o emocional de un/a adulto/a mayor vulnerable;
  • historial de comportamiento perturbador;
  • falta de apoyo social e institucional;
  • falta de servicios formales para cuidadores/as en la comunidad, como relevo del cuidado, descansos frecuentes o cambios de turno en un hogar de ancianos/as;
  • un ambiente que tolera o acepta el comportamiento agresivo;
  • falta de supervisión administrativa o de la comunidad para el personal de atención médica, tutores/as, u otras personas responsables del cuidado de una persona mayor;
  • aislamiento de amigos/as, familiares o un grupo de apoyo;
  • creencias negativas o indiferentes sobre las personas mayores y el envejecimiento; o
  • la falta de personal, el agotamiento del personal y condiciones de trabajo estresantes.1

1 Esta información fue adaptada de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades.