WomensLaw no es solamente para mujeres. Servimos y apoyamos a todos/as los/as sobrevivientes no importa su sexo o género.

Lugares que Ayudan

Escogiendo y Trabajando con un Abogado

Escogiendo y Trabajando con un Abogado

Actualizada: 
28 de mayo de 2019

Esta sección trabaja con el proceso de escoger a un/a abogado/a y provee ideas prácticas sobre cómo trabajar mejor con su abogado/a en procedimientos civiles incluyendo órdenes de protección, custodia, divorcio, etc.

Escogiendo a un abogado

¿Necesito un abogado para representarme en la corte?

Aunque es posible que un/a abogado/a no sea absolutamente necesario, tener a un/a abogado/a con conocimiento práctico que luchará por usted en la corte puede cambiar la experiencia legal entera para usted. Puede ser intimidatorio hablar ante un/a juez/a o saber cuáles son sus derechos legales en el proceso legal si usted representa a sí mismo/a.

Usualmente, alguien que quiere presentar un caso en la corte puede conseguir los formularios necesarios en el juzgado o en línea en el sitio de web del tribunal del estado. Para órdenes de protección civiles, frecuentemente, los formularios han sido diseñados para personas sin abogado/a y pueden ser bastante fáciles de entender. Sin embargo, en casos más complicados, como el divorcio, llenar los formularios correctamente y saber qué escribir en los formularios para tratar de conseguir el mejor resultado puede ser difícil si alguien lo hace solo/a. También, después de que el caso haya empezado, la otra parte involucrada puede presentar papeles legales (mociones) a los que hay que responder utilizando un formato legal específico, algo que puede ser difícil sin abogado/a.

Un/a abogado/a puede ser especialmente importante si la otra parte tiene abogado/a y/o el caso no puede ser resuelto y el/la juez va a convocar una audiencia o un juicio. Hay “reglas de evidencia” complicadas que dictan qué tipos de declaraciones, documentos, u otra evidencia se puede admitir (ser aceptados por un juez) en la corte, algo que un/a abogado/a sabría.

¿Cómo encuentro a un abogado?

Si usted no puede pagar un/a abogado/a, es posible que usted pueda conseguir asistencia legal gratuita de una organización legal sin fines de lucro en su área. Tenemos enlaces para asistencia legal en cada estado en nuestra página de Encontrando a un Abogado. Sin embargo, con mucha frecuencia, hay más demanda que abogado/as y es posible que haya listas de espera o que se niegue a aceptar su caso. Si eso ocurre, puede que usted quiera preguntarle al programa de asistencia legal si le puede recomendar otros programas en su condado a quienes usted puede llamar, o si, por lo menos, usted puede conseguir una consulta gratuita con un abogado o consejos de un abogado durante su caso, si usted tiene que representarse a sí mismo/a en la corte.

Si usted tiene los recursos para pagar un/a abogado/a, o si no puede conseguir ayuda legal gratuita y se siente como si su única opción es encontrar una manera de pagar a un/a abogado/a privado, es probable que la asociación de la barra de su estado tenga un programa con el que puede recomendarle a usted un abogado en su área. Frecuentemente, la consulta inicial de media hora costará entre $25 y $50 y entonces usted puede decidir si quiere contratar a el/la abogado/a o no para representarla. Usted puede encontrar un enlace para el servicio de recomendaciones legales de la asociación de la barra de su estado en nuestra página de Encontrando a un Abogado. También es posible que usted pueda conseguir una recomendación para un/a abogado/a que conozca los asuntos de la violencia doméstica si usted llama a su programa local de violencia doméstica o a su coalición estatal contra la violencia doméstica – vea nuestra página de Intercesoras y Albergues.

Para una lista de preguntas sugeridas para hacerle a un/a abogado/a a quien usted está considerando contratar para representarle, vea ¿Cómo escojo el abogado apropiado? ¿Qué preguntas debo hacerle?

¿Cómo escojo al abogado apropiado? ¿Qué preguntas le hago?

Escoger a el/la abogado/a apropiado/a para representarle puede ser crucial para su caso.  Antes de decidir si usted quiere retener (contratar) a el/la abogado/a, usted debe entrevistar a el/la abogado/a para ver si usted piensa que es capacitado/a, de la misma manera que entrevistaría a cualquier persona a quien contrataría para hacer un trabajo.  (Sin embargo, es posible que entrevistar y escoger a un/a abogado/a no sea una opción si le asigna a usted un/a abogado/a de una organización de servicios legales gratuitos o si el/la juez/a le asigna un/a abogado/a.)  Aquí hay algunas preguntas que le pueden ser útiles como guía en su reunión inicial con un/a abogado/a:

  • ¿Hace cuánto tiempo que usted ejerce la abogacía?  ¿Con qué tipos de casos trata usted típicamente?  ¿Cuántos de esos casos ha llevado usted al juicio?
  • ¿Con cuántos casos que incluyen víctimas de la violencia doméstica (o la custodia, el divorcio, etc.) ha tratado usted?   En su opinión, ¿cómo se debe introducir la violencia doméstica en la corte en un caso como el mío (por ejemplo, ¿es importante? ¿es relevante? etc.)?
  • Esto es lo que me gustaría realizar con mi caso (explica sus metas) – ¿Piensa usted que es un resultado realista o no?
  • ¿Me puede explicar qué leyes relevantes aplicarán a mi caso? ¿Qué considerará un/a juez/a al tomar una decisión?
  • ¿Qué tipo de comunicación espera usted que vayamos a tener durante el caso?  Si le mando a usted un correo electrónico, ¿cuánto tiempo tardará usted en contestar usualmente? Si lo llamo a usted, ¿cuándo me devolverá la llamada?

También es importante entender todos los honorarios que usted tendrá que pagar y qué cubren esos honorarios.  La mayoría de los/las abogados/as pide un pago anticipado de suma global, conocido como “retainer.”  Frecuentemente esto cubre la tasa por hora por el número estimado de horas que el/la abogado/a cree que pasará en su caso.  A continuación hay una lista de preguntas sugeridas que usted puede hacerle a un/a abogado/a para entender mejor los costos totales, muchas de los cuales vienen de la Coalición Nacional Contra la Violencia Doméstica:

  • ¿Cuáles son sus honorarios? ¿Qué trabajo cubren estos honorarios? ¿Es esto una tasa por hora o un honorario fijo por el caso entero?
  • ¿Hay cargos adicionales por cada día que usted aparace en la corte?
  • ¿Pide usted un pago anticipado de honorarios? ¿Cuánto? ¿Qué cubre? ¿Me devuelve todos o parte de los honorarios si se cancela mi caso o no toma mucho tiempo? (Los/las abogados/as deben estar dispuestos a devolver cualquier parte de los honorarios no gastados; asegúrese de que el acuerdo indique claramente que le devolverá a usted cualquier dinero de honorarios no gastado.)
  • ¿Hay otros gastos que posiblemente tendré que pagar, como honorarios por presentar, enviar por correo o hacer copias. ¿Cuáles son y cuánto serán, probablemente? ¿Me cobrará usted si hablamos por teléfono o si nos mandamos correos electrónicos?
  • ¿Será usted la única persona que trabaja con mi caso?  Si no, ¿qué harán las otras personas? ¿Cómo me cobrará por su trabajo? ¿Me cobrará por hablar con su secretaria y/o recepcionista?
  • ¿Hay maneras en que puedo ayudarle a usted para limitar mis gastos?
  • ¿Me enviará usted una copia de las cartas, los documentos y los papeles de la corte que usted presenta o recibe en cuanto a mi caso?
  • ¿Cobra usted más si el caso se hace más complicado o si tenemos que volver a la corte varias veces?
  • ¿Exigirá que yo pague todo lo que le debo antes de ir a la corte conmigo o de terminar mi caso?  (Muchos abogados lo hacen.  Es posible que también se nieguen a devolverle a usted sus papeles originales o copias de su archivo, y en algunos estados, esto puede ser legal.  Entonces, usted debe insistir en que consiga una copia de cualquier papel presentado a la corte, dado a, o recibido de, otra parte, o cualquier otro papel relevante a su caso cuando se presenta o se recibe ese papel.  Asegúrese de guardar todos en un lugar seguro, en caso de que los necesite.)
  • ¿Está usted dispuesto/a a crear un plan de pagos conmigo? ¿Hay veces en que usted cambia sus honorarios según una escala móvil para personas que no pueden pagar sus honorarios normales?
  • ¿Pondrá usted por escrito nuestro acuerdo sobre los honorarios y el trabajo que usted hará?
  • ¿Recibiré una factura mensual por servicios prestados y la cantidad de dinero debido/usado por ese período?

Nota: En algunos estados, la ley permite que el/la juez/a mande que el/la esposo/a con mayores ingresos pague los honorarios de el/la esposo/a de menores ingresos.  Si hay una gran diferencia en el nivel de ingresos entre usted y su esposo/a, pídale a el/la abogado/a si esto es posible bajo las leyes de su estado y asegúrese de que el/la abogado esté dispuesto/a a pedirle a el/a juez/a que lo haga.  Es posible que algunos/as abogados/as no quieran pedirle esto a el/la juez/a porque puede significar que el/la abogado/a tenga que esperar hasta que termine el caso para ser pagado.

¿Qué ocurre si no puedo conseguir un abogado? ¿Cómo represento a mí misma?

Si usted no puede conseguir un/a abogado/a, es posible que tenga que representarse a sí mismo/a en la corte, algo conocido como ser “litigante pro se.” (“Pro se” es un término latino que significa “por sí mismo/a.”)  Muchos juzgados tienen una oficina dentro de la corte que ayuda a los litigantes que representan a sí mismos/as a llenar los formularios o al proporcionarles consejos breves - pídale al secretario del juzgado si hay ayuda disponible para litigantes pro se en el juzgado.  Las defensoras de las organizaciones locales de violencia doméstica también pueden poder ayudarle a llenar los formularios o pueden acompañarla a la corte para apoyarle si usted es víctima del abuso.  Vaya a nuestra página de Intercesoras y Albergues para encontrar una organización cerca de usted.  Para sugerencias sobre representarse a sí mismo/a en la corte en un caso de una orden de protección o de custodia, vaya a nuestra página de Preparando su Caso.

Trabajando con su abogado

¿Qué necesitará saber mi abogado de mí?

Después de escoger a un/a abogado/a, tenga cuidado de explicarle a el/la abogado/a todo lo que usted piensa que es relevante sobre su caso. Aquí hay algunas cosas que es posible que usted quiera mencionar durante las primeras conversaciones con su abogado:

  • Explíquele cuáles son sus preocupaciones sobre el caso:
  • Dígale cuáles son sus metas;
  • Dígale lo que usted piensa que las metas de la otra parte serán o lo que él/ella posiblemente dirá sobre usted, si esas cosas son verderas o no. Aun si usted piensa que esta información le haría daño a su caso, su abogado debe saber todo. Cuando evidencia inesperada surge durante una audiencia o un juicio de que su abogado no sabía o por la que no estaba preparado/a, puede ser muy perjudicial para su caso;
  • Pregúntele sobre su estrategia para realizar sus metas;
  • Pregúntele qué cosas puede usted hacer para preparar mejor su caso, incluyendo qué documentos puede mostrarle a el/la abogado/a, que testimonio de testigos sería útil, etc.; y
  • Pregúntele a el/la abogado/a qué más necesita saber de usted y sea abierta y honesta con su abogado al contestar cualquier pregunta le haga a usted. Es posible que su abogado tenga que hacerle preguntas difíciles a usted que serán difíciles de contestar pero, recuerde que las conversaciones con su abogado son confidenciales (con excepciones limitadas).

Si usted cree que tiene dificultades al explicar cosas a su abogado/a, escriba lo que quiere decir antes. A veces es útil escribir cosas en una lista de puntos de bala, limitando cada punto de bala a dos líneas. Cuando usted escribe las cosas así, frecuentemente la ayuda a organizar sus pensamientos y enfocarse en las partes más importantes. También puede ayudar a el/la abogado/a a seguir lo que usted trata de explicar.

¿Qué decisiones sobre mi caso puedo tomar yo mismo?

Su abogado debe abogar por usted y representar sus intereses en los casos ante el juez. Su abogado puede tomar decisiones estratégicas sobre el caso como qué evidencia presentar, qué testigos testificarán, etc. Sin embargo, usted es la única persona que puede tomar decisiones sobre qué tipo de acuerdo aceptará en el caso. Por ejemplo, si el otro padre quiere custodia compartida o visitas no supervisadas y usted cree que esto no es lo mejor para usted o para su hijo/a, usted no tiene que aceptar esto sólo porque puede que su abogado/a quiera que usted lo haga. Usted puede decirle a su abogado/a que rechace la oferta y que vaya al juicio. Sin embargo, frecuentemente la gente acepta ofertas que no son exactamente lo que quiere para evitar que haya un resultado peor de un juicio. Su abogado/a debe darle a usted información y consejos para que pueda tomar una decisión educada sobre aceptar una oferta o ir al juicio. Su abogado/a puede decirle a usted la probabilidad de ganar su caso basado en lo que dice la ley y cómo los jueces tienden a fallar en su condado. Usted debe considerar todos los consejos de su abogado/a cuidadosamente – pero usted deber tomar la decisión final.

Antes de su audiencia, usted puede preguntarle a el/la abogado/a cómo piensa presentar su caso al juez. Recuerde que mientras usted está delante de el/la juez/a, es probable que su abogado/a esté tratando de repasar todo lo que usted le ha dicho para escoger las cosas más importantes que presentar. Si usted cree que el/la abogado/a ha olvidado algo o que le ha dicho algo erróneo a el/la juez/a, asegúrese de decírselo a su abogado/a. Usted sabe los hechos de su caso mejor que nadie y usted es una parte importante de su “equipo legal.” No deje usted que su abogado/a le intimide. Es importante tener una voz en la relación con su abogado/a.

Recuerde que aunque su abogado/a tiene conocimientos especiales en cuanto a la práctica de la abogacía, usted es la persona que ha contratado a el/la abogado/a y es su caso en que trabaja. Usted será la persona que tendrá que vivir con los resultados del caso después de que su abogado/a pase a trabajar con otros clientes.

¿Cuáles son mis opciones si no me gusta lo que mi abogado está haciendo?

Hable con su abogado/a sobre sus preocupaciones. Puede ser útil expresar sus preocupaciones por escrito, en un correo electrónico o una carta para que usted pueda guardar una copia de su interacción con su abogado/a. Es posible que su abogado/a tenga muy buenas razones por las decisiones que ha tomado y a lo mejor podría explicar su estrategia legal. Si a usted no le gustan las decisiones y/o no está de acuerdo con la dirección a que su abogado/a quiere llevar su caso, sea clara al explicar por qué usted piensa que la estrategia es un problema. Si, después de hablar con su abogado/a, todavía le preocupa que su abogado/a no la represente a usted bien, puede que usted quiera hablar con otro abogado/a, si es posible, para conseguir una segunda opinión sobre lo que su abogado/a le dice o que hace (o no hace) en la corte. También es posible que un/a defensor/a de un programa local de violencia doméstica u otro abogado/a pueda ayudarla a usted a pensar en las preguntas que le quiere hacer a su abogado/a para entender mejor la estrategia de el/la abogado/a.

Si todavía no le gusta la representación de su abogado/a, es posible que usted decida despedir a su abogado/a y contratar a un/a abogado/a nuevo/a. Si usted hace esto, asegúrese de conseguir copias de sus archivos de su primer/a abogado/a para que su próximo/a abogado/a tenga todo lo que necesita para representarle. Sin embargo, es posible que despedir a su abogado/a y contratar a otro/a no sea una opción realista cuando usted encontró a su abogado/a a través de una organización de servicios legales gratuitos o si fue nombrado por el/la juez/a (si su estado nombra a abogados/as en procedimientos civiles). En la mayoría de los casos, la cantidad de abogados/as que proporcionan servicios gratuitos es mucho menos que la demanda y puede ser más difícil conseguir a un/a segundo/a abogado/a que proporciona servicios legales gratuitos. Para más información sobre cómo usted puede hablar con su abogado/a sobre sus preocupaciones, vea Trabajando con el abogado que tiene. Usted puede encontrar enlaces para organizaciones de servicios legales junto con el servicio de recomendaciones de la asociación de la barra de su estado en nuestra página de Encontrando a un Abogado.

Si usted cree que su abogado/a ha actuado no éticamente o que ha cometido negligencia, la asociación de la barra de su estado generalmente trata con las quejas en cada estado y puede investigar su denuncia y disciplinar a el/la abogado/a si es apropiado.

Maneras para obtener un nuevo abogado o trabajar con el abogado que tiene

Trabajando con el abogado que tiene

Si usted tiene problemas con su abogado o piensa que el abogado no la está representando bien, hable con su abogado. Usualmente, lo mejor es hablar de sus preocupaciones con su abogado, pedir las cosas especificas que quiere, y darle la posibilidad de corregir sus acciónes. Si este no resuelve los problemas, aquí son algunas otras ideas:

  • Si su abogado trabaja por una organización (como Legal Aid) o por un bufete de abogados, hable con la supervisor del abogado y sigue subiendo a hablar con los con más autoridad (el director o abogado responsable) hasta que tenga éxito. Si esto no da resultado, y todavía siente que no está recibiendo buena representación de su abogado, siempre puede pedir que nuevo abogado de la misma organización o bufete asume su caso.
  • Si su abogado ha sido designado por la corte y usted no está satisfecha con su trabajo, puede pedir al juez la designación de otro abogado. Guardar notas acerca del problema que está teniendo con el abogado podría ayudarle soportar su solicitud por un nuevo abogado (por ejemplo, si él o ella no le está devolviendo sus llamadas telefónicos, guarde la lista de las llamadas que usted hizo y de los mensajes que dejó). Usted tiene derecho de rechazar un abogado designado por la corte, incluso en el caso de que no le esté pagando, sin embargo, es importante reflexionar cuidadosamente ANTES de tomar esta determinación, porque el juez puede decidir no designarle un segundo abogado. Si usted no puede encontrar un nuevo abogado, tendría que representarse a si mismo en corte, lo que puede ser MUY dificil, especialmente si el agresor tiene un abogado.
  • Es posible que querrá hacer un reclamo al colegio de abogados estatal (State Bar Association), que regula las actividades de los abogados en su estado. Los abogados tienen un código de ética y un código de conducta que deben seguir. El colegio de abogados recibe los reclamos relacionados con los abogados que violan estos códigos. Sin embargo, la investigaciones puede tomar mucho tiempo y cualquier pena que le da al abogado no va a afectar su case en particular.

Obteniendo un nuevo abogado

Si usted no está en condiciones de pagar un abogado, y tampoco puede conseguir servicios legales gratuitos, existe la posibilidad de pedirle al juez que ordene a la otra parte(esposo, ex-esposo, novio, ex-novio, etc.) pagar los honorarios legales del abogado. Dependiendo del tipo de caso y del estado en el que resida, los jueces a veces evalúan tanto su situación financiera como la situación financiera de la otra parte para poder ordenar a esta última pagar los honorarios legales o los costos correspondientes al proceso legal. Cuando busque un abogado privado, es importante averiguar si él o ella está dispuesto/a representarla al exponer las peticiones en el tribunal. Si es un caso de divorcio en donde está esperando recibir una cantidad fuerte de dinero, tal vez usted puede pagar al abogado una vez que el caso ha sido finalizado o tener un plan de pagos a futuro con el abogado. Para ciertos casos, como de daño personal o de discriminación de empleo, existe la opción de contactar con un abogado que reciba un honorario de contingencia, es decir, el abogado recibe un porcentaje del dinero obtenido en el caso.

Además, intente investigar las escuelas del derecho de su área, algunas veces ellas tienen clínicas legales y pueden recibir casos gratuitamente. En estas clínicas, los estudiantes de la escuela del derecho proveen asistencia y representación bajo la supervisión de sus profesores.