WomensLaw no es solamente para mujeres. Servimos y apoyamos a todos/as los/as sobrevivientes no importa su sexo o género.

Importante: Aun si las cortes están cerradas puede haber una forma para pedir una orden de protección y recursos de emergencia. Vea las Cortes y el COVID-19.

Información Legal

Asuntos Básicos del Sistema Judicial

Ver Todo

Breve Descripción de la Ley Civil vs. la Ley Criminal

El sistema legal está dividido en dos áreas: la ley civil y la ley criminal. Cortes distintas controlan estas dos áreas de la ley.

Una de las cosas más confusas sobre el sistema legal es la diferencia entre casos civiles y casos criminales. Algunos casos de violencia doméstica pueden involucrar las dos cortes, civil y criminal a la misma vez. Puede que usted quiera tomar acciones criminales y civiles para obtener la máxima protección. La gran diferencia tiene que ver con quién lleva el caso a la corte y cuál es la razón del caso.

La Ley Civil
En una acción civil de violencia doméstica, usted le pide a la corte que le proteja de la persona que le está abusando. No le está pidiendo a la corte que castigue a esa persona por haber cometido un crimen. Sin embargo, si el/la agresor/a viola la orden de la corte civil, la corte lo/a puede castigar mandándolo/a a la cárcel. En un caso civil, usted es la persona que lleva el caso contra el/la agresor/a y (en la mayoría de las circunstancias), usted tiene derecho de retirar el caso si así lo quiere. Las órdenes de protección a las que nos referimos en cada estado en la sección Conozca la Ley son parte del sistema de derecho civil.

La Ley Criminal
El sistema de la ley criminal maneja todos los casos que involucran violaciones de la ley criminal como acoso, agresión (assault), homicidio, robo, etc. Una querella criminal consiste en acusar a el/la agresor/a de un crimen. En un caso criminal, el/la fiscal (también llamado/a el/la abogado/a de distrito) es quien tiene el control total sobre el caso. Es el condado/estado el que lleva el caso contra el/la agresor/a, no la víctima. Es posible que si usted no quiere que el caso prosiga (si no quiere “formular cargos” contra él/ella), el/la fiscal podría decidir retirar los cargos criminales pero no siempre sucederá de esta manera. El/la fiscal puede seguir con el caso a pesar de que usted no quiera, incluso puede hacer una citación legal para forzarle a que testifique en el juicio.