WomensLaw no es solamente para mujeres. Servimos y apoyamos a todos/as los/as sobrevivientes no importa su sexo o género.

Sobre el Maltrato

Seguridad en el Uso del Internet

Actualizada: 
13 de marzo de 2019

¿Puede el agresor acceder a mi cuenta de correo electrónico?

Existen diversas formas en las que el/la agresor/a puede acceder a su cuenta de correo electrónico:​

  1. Si comparte una cuenta de correo electrónico con el/la agresor/a, él/ella podrá leer cualquier correo electrónico en su cuenta.
  2. Si utiliza un programa de correo electrónico basado en la web como Gmail o Yahoo, su cuenta de correo electrónico podrá ser visible para alguien que visita esos sitios web en su computadora, a menos que cierre la sesión correctamente. Solo cerrar su navegador no es suficiente: primero debe cerrar la sesión de su cuenta para asegurarse de que cuando el/la agresor/a vaya al sitio web de los programas de correo electrónico, la información de su cuenta personal no esté en la pantalla.
  3. Si utiliza uno de estos programas de correo electrónico basados en la web, el/la agresor/a podrá acceder a su cuenta de correo electrónico si sabe la dirección de correo electrónico y la contraseña. Nota: Algunas computadoras guardan la dirección de correo electrónico y la contraseña de la persona. Si su computadora tiene guardadas la dirección de correo electrónico y la contraseña, cualquiera que tenga acceso a su computadora puede leer sus correos electrónicos. Tal vez usted pueda cambiar esta configuración en su navegador mediante modificación de sus preferencias. Puede encontrar las instrucciones específicas para el navegador que usa si busca en un motor de búsqueda el nombre de su navegador y “cómo deshabilitar el guardado automático de contraseñas”.
  4. Si utiliza un programa de correo electrónico basado en la computadora, como Outlook, Outlook Express, Eudora o Apple Mail, cualquiera que tenga acceso a su computadora podrá leer sus correos electrónicos. Podrá incluir medidas de seguridad en su computadora, tales como ingreso con contraseña y con impresión digital de pulgar, según el tipo de dispositivo que tenga.
  5. Si el/la agresor/a conoce su dirección de correo electrónico, recuerde no abrir ningún mensaje con archivos adjuntos enviados por el/la agresor/a ni responder a un correo electrónico enviado por el/la agresor/a mediante su nueva cuenta de correo electrónico, porque estas acciones podrán permitir que el/la agresor/a instale un spyware en su computadora y haga un seguimiento de sus mensajes de correo electrónico.
  6. Muchas computadoras tienen una función denominada “autocompletar”, que almacena información que usted escribió antes en su computadora. Por ejemplo, si está habilitado “autocompletar”, cuando usted escriba algo en un motor de búsqueda como Google, aparecerá una ventana emergente que enumerará todo lo que usted ha buscado. (Podrá ver también esta pantalla emergente cuando ingrese la información de su tarjeta de crédito o su dirección en un formulario en línea). Si tiene habilitado autocompletar, el/la agresor/a podrá acceder a su cuenta de correo electrónico inclusive si usted no le ha dado la dirección o su contraseña porque su dirección de correo electrónico y su contraseña podrán completarse automáticamente cuando el/la agresor/a comience a escribir en ese campo.

Si no está seguro/a de si el/la agresor/a tiene acceso a su cuenta de correo electrónico, para su seguridad es mejor actuar como si lo tuviera y tomar medidas de precaución para asegurarse de que usa su correo electrónico de manera privada y segura.