Sobre el Maltrato

Planificando su Seguridad con sus Hijos

Actualizada: 
3 de octubre de 2017

Nadie merece ser abusado/a y ningún/a niño/a debe tener que presenciar la violencia doméstica contra su madre o padre.  Nuestra esperanza es que, si usted está siendo abusado/a, usted será capaz de encontrar una manera de protegerse a usted mismo/a y a sus hijos/as.  Esta página ofrece consejos para proteger la salud física y emocional de sus hijos/as mientras aún se encuentre en una relación abusiva, así como consideraciones legales y de otro tipo si planea dejar a el/la abusador/a.

Seguir estas sugerencias (conocido comúnmente como un plan de seguridad) no puede garantizar su seguridad o la de sus hijos/as, pero podría ayudarles a estar más seguros/as.  Sin embargo, es importante que desarrolle un plan de seguridad que sea adecuado para usted.  No todas estas sugerencias funcionarán para todas las personas, y algunas podrían incluso ponerle en mayor peligro.  Tiene que hacer lo que crea que es mejor para mantenerse a usted y a sus hijos/as seguros/as.  

Qué decirle a sus hijos

  • Desarrolle un plan con sus hijos/as para cuando ocurra la violencia.  Puede explicarles que es importante no hablar con el/la abusador/a sobre lo que está discutiendo.  Sin embargo, planee con anticipación lo que va a hacer si sus hijos/as le dicen a su pareja acerca de su plan de seguridad o si su pareja se entera de su plan de otra manera.
  • Respecto al abuso:
    • Asegúrese de que saben que la prioridad es su seguridad, no protegerle físicamente a usted.  Explíqueles que, aunque puedan querer interponerse entre usted y el/la abusador/a o tratar de restringir físicamente a el/la abusador/a, eso puede lesionarles.
    • Dígale a sus hijos/as que la violencia nunca es correcta, incluso cuando alguien a quien aman es violento/a.
    • Dígales que la violencia no es culpa de ellos/as o su culpa.
    • Dígales que cuando alguien está siendo violento, es importante mantenerse salvo.
  • En cuanto a si deben o no salir de la casa y pedir ayuda:
    • Si usted cree que sus hijos/as serían capaces de salir de la casa de una manera segura por su cuenta para obtener ayuda, converse con ellos/as sobre posibles lugares donde podrían ir y hacer un plan sobre qué decir o hacer cuando lleguen allí.  Decida una palabra clave que pueda usar durante un incidente violento que les permita saber que es momento de salir de la casa y obtener ayuda.
    • Si dejar la casa no es posible (debido a sus edades, dónde se encuentra su casa, o por otras razones), identifique un lugar seguro para que puedan irse dentro de la casa.  Si son lo suficientemente mayores como para pedir ayuda, y le gustaría que llamen al 911 cuando el abuso está ocurriendo, practiquen llamar al 911 con un teléfono que no esté conectado.  Usted puede incluso hacer el rol de el/la operador/a del 911 para que puedan practicar lo que dirían.  Si son demasiado jóvenes para pedir ayuda o si no es seguro para ellos/as hacerlo, hablen sobre lo que deben hacer cuando estén en el "lugar seguro" de su hogar.  Por ejemplo, con los/as niños/as más pequeños/as, es posible que desee identificar algo en que pueden pensar cuando están asustados/as.

Durante la violencia

  • El/la abusador/a puede tener patrones de abuso.  Trate de ser consciente de cualquier signo que demuestre que él/ella está a punto de volverse violento para poder evaluar cuán peligrosa puede ser la situación para usted y sus hijos/as.
  • Si parece que puede haber violencia, y es posible, trate de alejarse de la situación junto con sus hijos/as antes de que comience la violencia.
  • Si el/la abusador/a comienza a hacerle daño, trate de no correr hacia donde están los/as niños/as; el/la abusador/a puede lastimarlos/as también (ya sea involuntariamente o intencionalmente).

​Moverse a un lugar seguro 

  • Si usted tiene un automóvil, acostúmbrese a estacionarlo en reversa (para que pueda encenderlo y alejarse rápidamente) y acostumbre tener el tanque lleno de gasolina.  Mantenga las llaves del automóvil en el mismo lugar siempre para que pueda agarrarlas fácilmente u obtenga una copia de las llaves y manténgalas guardadas en un lugar oculto de el/la abusador/a.  Si usted tiene niños/as que necesitan un asiento especial, asegúrese de siempre mantenerlos adentro del automóvil.  Si su auto está estacionado en su garaje, debe mantener la cerradura de la puerta de el/la conductor/a abierta al igual que la de la puerta que los/as niños/as utilizarían para entrar en el auto, para que esté preparado/a para escapar rápidamente con sus niños/as si es necesario.  Sin embargo, debe mantener las demás cerraduras de las puertas del automóvil cerradas.
  • Si no tiene un automóvil, considere la posibilidad ponerse de acuerdo con un/a vecino/a o un ser querido que tenga un automóvil y crear una palabra clave que le indique a la persona que necesita ser recogido/a inmediatamente.  Si eso no es una opción, piense en otras opciones de transporte.  Es posible que desee mantener el número de teléfono del servicio de taxi local en su teléfono.  O tal vez usted puede mantener el horario del transporte público en su billetera, junto con la tarifa adecuada.  (Por ejemplo, si el autobús local requiere monedas, manténgalas a la mano).
  • Si desea hablar con un/a intercesor/a para que le ayude a hacer un plan para escapar, considere pedirle a un/a amigo/a, familiar o niñero/a de confianza que cuide a sus hijos/as mientras tanto para que no tenga que levarlos/as con usted y arriesgarse a que le digan a el/la abusador/a a dónde fue.  Puede encontrar una lista de programas de violencia doméstica en nuestra página de Intercesores/as y Albergues y formas de mantenerse seguro/a en nuestra página de Sugerencias para su Seguridad.
  • Guarde una copia de documentos importantes, como los certificados de nacimiento de sus hijos/as, pasaportes, documentos de inmigración y tarjetas de Seguro Social, en un lugar seguro en caso de que tenga que salir a toda prisa.  Piense en si sería más seguro guardarlos en su automóvil, en su cartera o billetera, con un/a familiar de confianza o en otro lugar.
  • Practique diferentes maneras de salir de su casa de forma segura.  Practique también con sus hijos/as.
  • Prepare una bolsa que pueda agarrar fácilmente cuando salga, incluyendo documentos importantes de sus hijos/as, medicamentos y un cambio de ropa.  Si sus hijos/as tienen un animal de peluche o un juguete favorito, considere la posibilidad de comprar un peluche o juguete igual para tenerlo guardado en su bolsa.  Piense en si es mejor mantener esta bolsa en algún lugar oculto en su casa o en la de un/a amigo/a de confianza o miembro de la familia.

Consideraciones legales al llevarse a sus hijos con usted

Usted puede decidir que es necesario dejar la casa que comparte con el/la abusador/a por su seguridad y la de sus hijos/as.  O tal vez usted no vive con el/a abusador/a, pero de todas maneras quiere mudarse de lugar con sus hijos/as por su seguridad.  Ya sea que vaya o no a un albergue, al hogar de un/a familiar o a un lugar propio, aquí hay algunas cosas para considerar:

  • Si tiene hijos/as con el/a abusador/a y espera salir del estado con ellos/as, moverles lejos dentro del mismo estado, u ocultarles de el/la abusador/a, generalmente es mejor hablar de antemano con un/a abogado/a especializado/a en asuntos de violencia doméstica y custodia para asegurarse de que usted no estaría violando ninguna ley criminal de secuestro parental.  Es importante saber que algunas leyes de secuestro parental y custodia hacen que sea ilegal negarle el contacto con sus hijas/os a el/la otro/a padre/madre u ocultar la ubicación de los/as niños/as, incluso dentro del mismo estado.  Mientras que en algunos estados esto es solo un delito si hay una orden de custodia que se viola, otras leyes estatales no requieren una orden de custodia.  En algunos estados, si la madre o el padre está huyendo con los/as niños/as o reteniendo información sobre su ubicación debido a violencia doméstica, esto puede ser una defensa válida para el crimen de secuestro, pero eso dependerá del estado y del lenguaje exacto de la ley.  Por eso es mejor obtener el asesoramiento de un/a abogado/a con conocimiento sobre este tipo de asuntos de antemano, siempre que sea posible.  Puede ir a nuestra página Encontrando a un Abogado para obtener una lista de organizaciones de servicios legales gratis y referencias de abogados/as privados/as.  También puede llamar al Centro de Recursos Legales por la Violencia Contra la Mujer que se especializa en asuntos de custodia interestatal para las víctimas de abuso - ellos pueden proporcionarle información legal y referencias a abogados/as sin costo (“pro bono”) que pueden ayudarle a determinar si salir del estado con sus hijos/as violaría alguna de las leyes criminales.
  • Si está pensando dejar el hogar que comparte con el/la abusador/a sin sus hijos/as, o si planea mudarse de lugar, pero dejar que el/la abusador/a cuide a sus niños/as, por favor hable con un/a abogado/a especializado/a en custodia antes de hacer esto.  Dejar a sus hijos/as bajo el cuidado y custodia de un/a abusador/a puede afectar negativamente sus posibilidades de obtener la custodia en la corte más adelante.  Vaya a nuestra página de Encontrando a un Abogado para obtener una lista de organizaciones de servicios legales gratis y referencias de abogadas/os privados/as.

​Apoyando a sus hijos

  • Asegúreles que el abuso no es culpa de ellos/as y hábleles sobre cómo se sienten, y sobre cómo les puede ayudar.
  • Escuche a sus hijos/as cuando estén listos/as para hablar.  Siempre que sea posible, permítales expresarse y comunicar sus sentimientos sin ponerse a la defensiva.  Sin embargo, demuéstreles su apoyo, incluso si no están dispuestos/as a hablar con usted acerca de sus sentimientos.  A veces el sólo hecho de estar al lado de su niño/a puede ser tan valioso como tener una conversación.  Recuerde que ver a un padre o a una madre en peligro puede ser muy aterrador para un/a niño/a, incluso si la violencia y el abuso son sucesos "normales" en sus vidas.  Es posible que no entiendan sus propios sentimientos o no tengan las palabras adecuadas para expresarlos.  Las/os niñas/os pueden sentirse confundidas/os por lo que han visto y en conflicto cuando se trata de sus sentimientos acerca de ambos, el padre y la madre.  Es posible que sus hijos/as actúen de manera inapropiada o estén enojados/as con usted o con el/la abusador/a, o pueden interiorizar sentimientos y actuar de forma introvertida para tratar de minimizar el estrés en la familia.  Éstas son reacciones normales por parte de los/as niños/as.  Es importante sentir empatía con sus hijos/as e intentar comprender sus comportamientos antes de reaccionar ante ellos.
  • También es importante que busque apoyo e información que le ayude a saber cómo manejar los sentimientos y comportamientos de sus hijos/as.  Desde su nacimiento, los/as niños/as tienen la capacidad de superar situaciones adversas y los padres a menudo pueden ayudar a nutrir esta resiliencia modelando ellos/as mismos/as estrategias saludables de enfrentar situaciones difíciles. (Puede leer información sobre la resiliencia de los/as niños/as después del trauma en el sitio web de VAWNET.org).  Su programa local de violencia doméstica puede tener un grupo de apoyo para madres y padres donde puede aprender estrategias para hacer frente a su propio trauma, grupos de apoyo para niños/as u otras alternativas.  Tiene que cuidarse emocionalmente para poder ayudar mejor a sus hijos/as.  Si tiene familia o amistades cercanas, tal vez éstas estarían dispuestas a cuidar a los/as niños/as para que usted tenga algún tiempo para procesar sus propias emociones.  Es posible que desee buscar asesoramiento profesional de un/a terapeuta que esté bien informado/a sobre la violencia doméstica y sus efectos en los/as niños/as para aprender cómo puede apoyarles y ayudarles mejor.
  • Piense en maneras de ayudar a sus hijos/as a reducir el estrés y desarrollar habilidades positivas para lidiar con su situación.  Puede preguntarles si desean participar en ciertas actividades que puedan ayudarles a sentirse tranquilos/as, como pasar tiempo con sus amistades, practicar deportes o crear arte.  Deles opciones para hacer estas actividades cuando sea posible.  Una vez más, la búsqueda de asesoramiento profesional puede ser útil.  Una organización llamada Futuros Sin Violencia recomienda cinco sencillos "gestos cotidianos" que pueden ayudar a los/as niños/as a sanar del trauma.  Puede leer más en https://changingmindsnow.org/healing.
  • Leer con sus hijos/as puede ser otra manera de ayudarles a procesar lo que están pasando.  Hay muchos libros para niños/as que pueden ser de gran ayuda para las madres y los padres para fomentar en sus hijos/as el procesamiento de sentimientos y comportamientos después del trauma.  Puede comenzar pidiéndole recomendaciones a su bibliotecario/a local.
  • Conecte a sus hijos/as con recursos, tales como un/a consejero/a, un grupo de apoyo para niños/as, un programa de terapia de arte, terapia equina, o cualquier otro programa disponible localmente que se especialice en ayudar a los/as niños/as a recuperarse de un trauma.  Muchos proveedores/as de servicios locales que aparecen en nuestra página de Intercesoras y Albergues cuentan con programas gratuitos para niños/as.
  • La consistencia también es extremadamente importante para un/a niño/a.  Especialmente si han experimentado recientemente un cambio en su situación de vida, de escuela, o en otras partes de sus vidas, usted puede pensar en maneras de aumentar la rutina en la vida de sus hijos/as.  Esto puede ayudar a aliviar la ansiedad, promover la estabilidad y ayudar a los/as niños/as a recuperar un sentido de control que puede haber perdido durante el abuso.  Por ejemplo, explicar lo que va a suceder y llevarlo a cabo es muy importante para que se sientan seguros/as y protegidos/as.​