WomensLaw no es solamente para mujeres. Servimos y apoyamos a todos/as los/as sobrevivientes no importa su sexo o género.

Sobre el Maltrato

Víctimas LGBTQIA

Víctimas LGBTQIA

Actualizada: 
12 de septiembre de 2018

Información sobre violencia doméstica en la comunidad LGBTQIA.

Información Básica

Información básica sobre violencia doméstica en la comunidad LGBTQIA.

¿Qué significa LGBTQIA?

LGBTQIA es la sigla que corresponde a:

  • lesbiana;
  • gay;
  • bisexual;
  • transgénero;
  • queer o inseguro;
  • intersexual; y
  • asexual.

Lesbiana y gay son términos que corresponden a persona que experimenta atracción sexual por personas de su mismo género. Bisexual es un término que se aplica a personas que pueden experimentar atracción por personas de múltiples géneros. Estos términos describen orientaciones sexuales o identidades sexuales.1

Las personas transgénero o “trans” tienen identidades de género que en algunos casos no coinciden con el sexo que les fue asignado al nacer. Esto puede incluir a personas que:

  • son no binarias (no se identifican como “hombre” ni como “mujer”);
  • no se conforman al género (no se identifican con ningún género); o
  • otras identidades de género que no se adaptan a una definición binaria (hombre/mujer).

Una persona no necesita una cirugía de confirmación de género o tomar hormonas específicas de género para ser transgénero. Por ejemplo, un hombre trans puede ser una persona a quienes los/as adultos/as identificaron como una niña al nacer, pero que es un muchacho o un hombre. Ser transgénero no necesariamente significa que alguien es lesbiana, gay, bisexual o queer. Es posible que las personas trans se identifiquen como lesbianas, gays, bisexuales o queer, o que se identifiquen como heterosexuales o asexuales. Para conocer más acerca de la comunidad trans, visite el Centro Nacional para Igualdad Transgénero.1

Nota: Una persona cisgénero o “cis”es alguien cuya identidad de género coincide con el sexo asignado al nacer. Por lo general, alguien que nació con un pene es señalado/a como “masculino” o “varón” al nacer, mientras que alguien que nace con una vagina es señalada/o como “femenina” o “niña” al nacer. Una persona cis es alguien cuya identidad coincide con esta asignación.

Queer es un término general que puede referirse tanto a la identidad sexual como a la identidad de género. Es posible que la gente se refiera a queer por su orientación sexual o atracción hacia personas de diferentes géneros. Es posible que una persona que es queer también sea no conforme al género, no binario o de género queer, lo que puede significar que no se identifican con ningún género, que se identifica con múltiples géneros o que su expresión de género no entre en ninguna categoría. Para obtener más información sobre la diferencia entre identidad de género y expresión de género, lea la página de la Campaña de Derechos Humanos “Definiciones de Orientación Sexual e Identidad de Género”.1

Intersexual es un término general que se utiliza para referirse a alguien con partes del cuerpo reproductivas o sexuales que no parecen coincidir con la definición típica de “masculino” o “femenino”. Por ejemplo, una persona intersexual puede tener pene pero también un útero u ovarios, o haber nacido con órganos genitales que no están claramente definidos como pene o vagina.2

El término asexual describe a alguien que no experimenta atracción o deseo sexual por ningún sexo o género.1

1 Glosario de Términos”, Campaña de derechos humanos
2Qué significa intersexual”, Sociedad Intersexual de América del Norte

¿Qué tan común es la violencia doméstica en la comunidad LGBTQ?

La tasa de violencia doméstica y las estadísticas acerca del maltrato en la comunidad LGBTQ son difíciles de determinar porque existe un número elevado de casos no informados. No obstante, la Encuesta Nacional sobre Violencia Ejercida por la Pareja Íntima y Violencia Sexual de 2010, determinó que el 44% de las mujeres lesbianas, el 61% de las mujeres bisexuales, el 26% de los hombres gay y el 37% de los hombres bisexuales experimentan violencia doméstica ejercida por la pareja íntima en algún momento de sus vidas.1 Un estudio muestra que entre el 30% y el 50% de las personas transgénero experimentan violencia ejercida por la pareja íntima en el transcurso de sus vidas.2

A pesar de las tasas similares de violencia doméstica en la comunidad LGBTQ en comparación con la comunidad cisgénero y heterosexual, las personas LGBTQ enfrentan barreras para dejar una relación abusiva que las víctimas cisgénero y heterosexuales con frecuencia no tienen que enfrentar. Se piensa por lo general que la violencia doméstica es algo que le ocurre a la mujer cisgénero y que es cometida por el hombre cisgénero. Por consiguiente, la mayoría de los servicios están dirigidos a ayudar a la mujer heterosexual cisgénero, lo que puede hacer que las víctimas LGBTQ se sientan aisladas e incomprendidas.

Nota: la información fue solo recopilada para individuos LGBTQ en los materiales mencionados. La información para individuos intersexuales y asexuales no estaba disponible en el momento de elaboración del informe.

1 Violencia Ejercida por la Pareja Íntima Lesbiana, Gay, Bisexual, Transgénero, Queer y afectada por VIH en 2014”, Centros para el Control y Prevención de Enfermedades
2 Violencia Ejercida por la Pareja Íntima y Abuso Sexual entre Personas LGBT - Una revisión de una investigación existente”, The William Institute

Formas de maltrato

¿Qué formas de maltrato son únicas para las víctimas LGBTQ?

El maltrato físico, sexual y emocional puede ocurrir en cualquier tipo de relación, pero algunos otros tipos de maltrato son únicos para individuos de la comunidad LGBTQ. Estas son algunas maneras en las que los/las agresores/as ganan poder y control sobre las víctimas LGBTQ:

  • amenazar con “delatar” a la víctima o revelar su orientación sexual o identidad de género;
  • decirle a la víctima que nadie le ayudará o que se merece el maltrato debido a su identidad de género u orientación sexual;
  • negar su identidad al decir que, de alguna forma, la conducta o identidad de la víctima no corresponde con la definición de el/la agresor/a de cualquier etiqueta que la víctima elija usar (por ejemplo, decirle a un hombre: “has tenido una relación con una mujer, así que no eres realmente gay”.);
  • decirle a la víctima que el maltrato es una parte “normal” de una relación entre personas del mismo sexo;
  • decirle a la víctima que el maltrato no puede ser violencia doméstica porque tiene lugar entre individuos LGBTQ; y
  • afirmar que el maltrato es una expresión de algún rasgo “deseable” dentro de las relaciones LGBTQ (por ejemplo, “Butch (machona) es exactamente lo que soy, y por esa razón te gusto”).1

Junto con los recursos generales para víctimas de violencia doméstica, hay lugares en los que las víctimas de maltrato LGBTQ pueden encontrar ayuda específica para sus necesidades. Para encontrar una lista de los recursos locales y nacionales relacionados con la comunidad LGBTQ, consulte nuestra página Organizaciones Nacionales/LGBTQ.

Nota: esta información está basada en material para las personas LGBTQ. Para obtener información sobre formas de maltrato únicas para las víctimas intersexuales o asexuales, consulte ¿Qué formas de maltrato son únicas para víctimas intersexuales? y ¿Qué formas de maltrato son únicas para víctimas asexuales?

1 Esta información fue adaptada de la página Violencia en relaciones LGBTQ de la Línea Directa Nacional de Violencia Doméstica.

¿Qué formas de maltrato son únicas para las víctimas transgénero?

Además de las formas “tradicionales” de maltrato y del maltrato descrito en ¿Qué formas de maltrato son únicas para las víctimas LGBTQ?, es posible que las víctimas de violencia doméstica transgénero o trans enfrenten formas de maltrato específicas porque son trans. En un estudio de 2015, los/las sobrevivientes trans informaron sufrir violencia física, maltrato emocional, amenazas e intimidación.1 Las personas trans son vulnerables al maltrato emocional y al hostigamiento por parte de la pareja abusiva debido a su identidad de género y/o por su orientación sexual. Estos son algunos comportamientos que los/las agresores/as podrían usar para ganar poder y control sobre las víctimas transgénero:

  • desmoralizar emocionalmente a la víctima, y referirse a ella/él como “eso” o con cualquier otro nombre que no se corresponda con el pronombre de la víctima;
  • burlarse del cuerpo de la víctima y/o de cómo este “coincide” o no con la identidad de género de la víctima;
  • acusar a la víctima de no ser un hombre/una mujer “real”;
  • ridiculizar la identidad de género y/o la orientación sexual de la víctima, por ejemplo, mediante el uso términos o pronombres ofensivos, o insultos;
  • esconder o desechar medicamentos para negarle a la víctima el acceso a tratamiento médico y/u hormonal y evitar que consulte a un/a médico/a (por ejemplo, llevarle el automóvil o esconderle su dinero), o crear otros impedimentos que eviten que la víctima reciba atención médica;
  • esconder o tirar los accesorios o la ropa de la víctima, especialmente los elementos que le ayudan a presentarse en su género (por ejemplo, una faja para los hombres trans, personas no binarias y que no se conforman al género);
  • tocar partes del cuerpo de la víctima de manera no deseada, o llamar a las partes del cuerpo con nombres que el/la agresor/a sabe que lastiman a la víctima;
  • justificar el abuso sexual diciendo cosas tales como: “esta es la manera en la que les gusta tener relaciones sexuales a los hombres/las mujeres de verdad”;
  • amenazar con “delatar” a la víctima ante su familia, amigos/as, compañeros/as de trabajo, caseros/as, la policía o ante cualquier otra persona sin el consentimiento de la víctima;
  • decirle a la víctima que “harían quedar mal a la comunidad LGBTQ” si denuncia el maltrato; y
  • prohibirle a la víctima que revele que es transgénero o que hable con otros/as sobre temas específicos de la comunidad transgénero.1

Junto con los recursos generales para víctimas de violencia doméstica, hay lugares en los que las víctimas de maltrato transgénero pueden encontrar ayuda específica para sus necesidades. Para encontrar una lista de los recursos locales y nacionales especializados en violencia doméstica transgénero o relacionados con LGBTQ, consulte nuestra página Organizaciones Nacionales/LGBTQ.

1 Esta información ha sido adaptada de la información compilada por FORGE - ver Transgénero/SOFFA: Hoja de Recursos sobre Violencia Doméstica/Agresión Sexual.

¿Qué formas de maltrato son únicas para las víctimas intersexuales?

Es posible que las víctimas de maltrato intersexuales se enfrenten a formas específicas de maltrato porque son intersexuales. Además de las formas “tradicionales” de maltrato y el maltrato descrito en ¿Qué formas de maltrato son únicas para las víctimas LGBTQ?, las personas intersexuales son vulnerables al maltrato basado en la ignorancia o en la intolerancia por sus cuerpos. Las víctimas intersexuales de violencia doméstica enfrentan tasas similares o más elevadas de violencia doméstica en comparación con la población general. En un estudio de 2007, el 50% de las víctimas intersexuales de violencia doméstica informaron haber sido violadas por una pareja romántica.1 Estos son algunos comportamientos que los/las agresores/as podrían usar para ganar poder y control sobre las víctimas intersexuales:

  • amenazar con decirle a los/las amigos/as, a la familia o a los/las compañeros/as de trabajo de la víctima que son intersexuales, sin su permiso;
  • presionar a la víctima para que se comporte de una manera que esté de acuerdo con los estereotipos de género específicos;
  • presionar a la víctima para que tome medicamentos o se someta a cirugías para cambiar su cuerpo y que se adecue a un conjunto específico de características sexuales;
  • decirle a la víctima que no tiene una orientación sexual específica (por ejemplo, que no es gay) porque es intersexual; y
  • acusar a la víctima de “engañar” a el/la agresor/a porque el cuerpo de la víctima no se ve como el/la agresor/a piensa que una persona de ese género debería verse.

Para obtener más información y ayuda sobre asuntos intersexuales, consulte la Sociedad Intersexual de América del Norte.

1Comunidades LGBTQ y violencia doméstica”, Centro Nacional de Recursos sobre la Violencia Doméstica.
2 Esta información ha sido adaptada de Derechos Humanos de Intersexuales de Australia.

¿Qué formas de maltrato son únicas para las víctimas asexuales?

Las víctimas de maltrato asexual podrían enfrentarse a formas específicas de maltrato porque son asexuales. Además de las formas “tradicionales” de maltrato y el maltrato descrito en ¿Qué formas de maltrato son únicas para las víctimas LGBTQ?, las personas asexuales son vulnerables al maltrato basado en su falta de atracción o deseo sexual. Estos son algunos comportamientos que los/las agresores/as podrían usar para ganar poder y control sobre las víctimas asexuales:

  • decir que algo está “mal” en la víctima o que la víctima “tiene un problema” porque es asexual;
  • decirle a la víctima que algo anda “mal” en su cuerpo y que por eso es asexual;
  • burlarse del cuerpo de la víctima o hacer que la víctima se sienta mal porque su cuerpo responde o no responde a los actos sexuales;
  • tocar el cuerpo de la víctima sin permiso o de una manera que el/la agresor/a sabe que hace que la víctima se sienta incómoda;
  • amenazar a la víctima con violarla o agredirla sexualmente para “curar” su asexualidad;
  • decirle a la víctima que es asexual o que está confundida sobre ser asexual porque nadie quiere tener una relación o relaciones sexuales con él/ella;
  • amenazar con decirle a los/las amigos/as, a la familia o a los/las compañeros/as de trabajo de la víctima que es asexual, sin su permiso; y
  • impedirle o prohibirle a la víctima que hable con otra persona asexual, hablar sobre asexualidad o asistir a grupos de apoyo en persona o en línea para personas asexuales.1

Para obtener más información sobre violencia doméstico y violencia sexual hacia personas asexuales, consulte Recursos para Sobrevivientes Asexuales.

1 Esta información ha sido adaptada del folleto de la Coalición para la Violencia Doméstica de Utah y el Centro de Divulgación de Recursos , “Personas Asexuales y Violencia Ejercida por la Pareja Íntima”, con información adicional de “Batallar contra la Discriminación Sexual, la Violencia Sexual y la Violación ‘Correctiva”.

Terminando con el maltrato

¿Cuáles son las barreras únicas que podrían enfrentar las víctimas LGBTQ para encontrar ayuda?

Es posible que víctimas LGBTQ de violencia doméstica tengan que superar la homofobia y/o la transfobia cuando intentan encontrar ayuda por la violencia doméstica que están sufriendo. A continuación, algunos de los obstáculos más comunes:

  • Falta de servicios específicos. Son pocos los albergues para víctimas de violencia doméstica y las organizaciones que ofrecen programas orientados específicamente a las relaciones LGBTQ. Es posible que las víctimas sientan que tienen que mentir en el albergue para ocultar su identidad, o que se vean forzadas por el albergue a “asumirse” (decir en el albergue cuál es su orientación sexual) para que los/las ayuden. Además, es posible que no todos los/las proveedores/as de servicios estén totalmente al tanto de los problemas específicos de las relaciones LGBTQ. Esta falta de conocimiento podría hacer que los/las proveedores/as digan o tengan conductas homofóbicas o transfóbicas.
  • Discriminación por parte de la policía. Las víctimas LGBTQ con frecuencia tienen que lidiar con mitos culturales cuando interactúan con la policía. Por ejemplo, algunos/as oficiales de la policía podrían creer que el maltrato en las relaciones entre personas del mismo sexo es mutuo (que ambas partes se golpean entre sí) o que el maltrato no puede ocurrir en relaciones entre personas del mismo sexo. Este mito podría resultar en que tanto la víctima como el/la agresor/a sean arrestados/as si se llama a la policía. También es posible que un/a sobreviviente LGBTQ tema que revelar el maltrato se proyectará mal sobre toda las personas LGBTQ o que promoverá los prejuicios anti-LGBTQ.
  • Falta de recursos para las personas LGBTQ. La homofobia y la transfobia podrían hacer que sea más difícil para las personas LGBTQ encontrar vivienda, empleo o atención médica porque en algunos estados no es ilegal discriminar en contra de una persona LGBTQ. Cuando una víctima no puede acceder a los recursos, es posible que dependa en mayor medida de los/las agresores/as. Además, algunos estados no permiten que las víctimas obtengan órdenes de restricción contra el/la agresor/a si este/a es del mismo género, a menos que ambos/as estén/hayan estado casados/as. Consulte ¿Puedo obtener una orden de restricción contra mi pareja del mismo sexo? para obtener más información.
  • Aislamiento. Si la víctima no conoce muchas personas de la comunidad LGBTQ además de el/la agresor/a, podría sentirse aislada y sentir temor de abandonar la relación. Puede resultarle especialmente difícil encontrar apoyo si la víctima vive en algún lugar donde hay pocos recursos de apoyo para individuos LGBTQ.1

A pesar de estos inconvenientes, hay lugares donde se puede encontrar ayuda. Para encontrar una lista de los recursos locales y nacionales especializados en violencia doméstica LGBTQ o relacionados con la comunidad LGBTQ, consulte nuestra página Organizaciones Nacionales/LGBTQ.

1 Esta información ha sido adaptada de la Coalición Nacional Contra Violencia Doméstica.

¿Existen otras barreras particulares que puedan enfrentar las víctimas transgénero para encontrar ayuda?

Las víctimas transgénero con frecuencia tienen incluso más dificultad para encontrar ayuda y apoyo en caso de violencia doméstica que las víctimas de maltrato gays, lesbianas y bisexuales. En general, hay menos conciencia sobre los problemas específicos de las personas transgénero que sobre los de las personas lesbianas, gays y bisexuales. Es posible que las víctimas trans de violencia doméstica tengan que superar la transfobia de los/las proveedores/as de servicios cuando intenten encontrar ayuda. Una encuesta sobre discriminación transgénero de 2011 determinó que el 55% de las víctimas transgénero fueron acosadas por personal del albergue, el 29% fue rechazado debido a la presentación del género y el 22% fue agredido sexualmente por otros/as residentes o por el personal.1

Estos son algunos de los desafíos únicos que enfrentan las víctimas transgénero de violencia doméstica cuando intentan obtener ayuda:

Negativa a prestar servicios a víctimas transgénero. Los albergues podrían negarse de manera explícita a prestar servicios a las víctimas de violencia transgénero, y negarse a prestar servicios en particular a las mujeres transgénero. Los albergues también podrían aceptar solo mujeres transgénero que se han sometido a cirugías de confirmación de género o solo aceptar mujeres trans que presenten una “constancia” de la transición de género de un profesional médico. Las mujeres transgénero en particular, a quienes se les deniega el acceso al albergue para casos de violencia doméstica, podrían verse forzadas a ir a un albergue para personas sin hogar, si no tienen otras opciones. Una mujer trans que se ve forzada a ir a un albergue para hombres sin hogar puede ser expuesta a un mayor nivel de violencia.1

La discriminación o violencia por parte de la policía o de los profesionales legales. Las víctimas transgénero de violencia experimentan tasas más altas de acoso, violencia y agresión sexual por parte de la policía que otras personas LGBQ. Las personas transgénero también enfrentan un tratamiento desigual por parte del personal judicial, los/las jueces/zas y otros/as profesionales del sistema legal. Por ejemplo, el personal judicial podría negarse a usar los pronombres correctos para la persona transgénero o negarse a permitir que una persona transgénero presente ciertos formularios en función de prejuicios anti-transgénero.1

Discriminación y acoso por parte de profesionales médicos. Los/las profesionales médicos podrían estar desinformados/as acerca de las personas trans y tener prejuicios contra ellas. Un informe de 2010 indicó que el 50% de las personas trans tenían que enseñar a sus proveedores/as qué atención necesitaban. Además, una de cada cinco personas trans informó que se les había negado atención porque era transgénero. Es posible que estos tipos de barreras obliguen a las personas trans a continuar sin la atención médica que necesitan. Los/las sobrevivientes trans también podrían ser reacios/as a informar el maltrato a los/as profesionales médicos que están desinformados/as o tienen prejuicios contra ellos/as porque temen que no conseguirán la ayuda que necesitan.2

1 Esta información ha sido adaptada del Programa Beca Fórmula para DETENER la Violencia Detener la Violencia Doméstica contra las Mujeres de Pennsylvania.
2 Informe de la Encuesta Nacional sobre Discriminación Transgénero sobre Salud y Atención Médica”, Grupo de Trabajo Nacional LGBTQ.

¿Puedo obtener una orden de restricción contra mi pareja del mismo sexo?

Una herramienta que puede ser útil cuando una víctima está intentando escapar de la violencia doméstica es una orden de restricción (también conocida como orden de protección, mandamiento judicial, etc.). Una orden de restricción puede proporcionar muchas formas de protección y puede solicitar que el/la agresor/a:

  • ponga fin a todo contacto con usted;
  • se mantenga alejado/a de usted;
  • abandone su hogar; y
  • haga (o no haga) otras cosas que el/la juez/a ordenó para mantenerlo/la seguro/a.

Todos los estados, excepto dos, permiten que una víctima no casada que se encuentra en una relación LGBTQ abusiva obtenga una orden de restricción. En Carolina del Norte y Carolina del Sur, es posible que las víctimas de maltrato no casadas solo puedan solicitar una orden de protección debido a violencia doméstica contra los/las agresores/as del sexo opuesto.

Puede encontrar más información para Carolina del Norte en ¿Puedo obtener una orden de protección contra mi pareja del mismo sexo?

Puede encontrar más información para Carolina del Sur en ¿Puedo obtener una orden de protección contra una pareja del mismo sexo?

En todos los demás estados, las leyes sobre órdenes de restricción están redactadas de manera que son neutrales o inclusivas de las parejas del mismo sexo. En otras palabras, la ley no menciona el género de las partes involucradas o, específicamente, incluye parejas del mismo sexo.

Para ver qué dice la ley de su estado, visite nuestra página Órdenes de Restricción e ingrese su estado en el menú desplegable. Después busque una pregunta con un título similar a “¿Puedo obtener una orden de restricción contra una pareja del mismo sexo?”

En la página de Víctimas LGBTQIA, puede encontrar información sobre el maltrato a víctimas de la comunidad LGBTQIA y los tipos de barreras que pueden enfrentar.

Dónde obtener ayuda para el maltrato LGBTQ

Hay varias organizaciones en todo el país que se especializan en ayudar a la comunidad LGBTQ. Puede encontrar esas organizaciones si visita nuestra página Organizaciones Nacionales / LGBTQ. Si tiene problemas para encontrar un lugar cerca suyo, es recomendable que se ponga en contacto con la organización general de servicios legales en su zona, que puede encontrar en nuestra página Encontrando un Abogado. También puede visitar nuestra página Intercesores y Albergues para recibir asistencia no legal.