WomensLaw no es solamente para mujeres. Servimos y apoyamos a todos/as los/as sobrevivientes no importa su sexo o género.

Importante: Aun si las cortes están cerradas puede haber una forma para pedir una orden de protección y recursos de emergencia. Vea las Cortes y el COVID-19.

Sobre el Maltrato

El Maltrato entre Personas que Viven con el VIH/SIDA

El Maltrato entre Personas que Viven con el VIH/SIDA

Actualizada: 
25 de mayo de 2018

Información sobre el maltrato entre personas que viven con el VIH/SIDA.

Información básica

En esta sección encontrará información sobre el maltrato a personas que viven con el VIH/SIDA, que incluye información sobre las víctimas o los/as agresores/as que viven con la condición.

¿Qué es el VIH/SIDA?

El virus de inmunodeficiencia humana (VIH) es el virus que puede llevar al SIDA (síndrome de inmunodeficiencia adquirida). Las personas que viven con VIH pueden tener o no SIDA, según cuán afectada esté su salud por el virus. El SIDA es la fase más grave de la infección por el VIH. Puede leer más acerca de esto en HIV.gov.1

1 HIV.gov, “¿Qué son el VIH y el SIDA?”​

¿Cuán común es la violencia doméstica para las personas que viven con el VIH/SIDA?

En general, una de cada tres mujeres experimenta violencia ejercida por su pareja íntima (IPV, por sus siglas en inglés) o violencia en una relación romántica.1 Sin embargo, una de cada dos mujeres con VIH/SIDA experimenta IPV2 como lo muestra esta imagen de la Fundación Familiar Kaiser:

La violencia doméstica también aumenta el riesgo de exposición al VIH.3 Las personas que viven con el VIH/SIDA, en particular las mujeres y los individuos de la comunidad LGBTQ, están más propensos a ser víctimas de violencia doméstica.4 Por eso, los/as agresores/as que viven con el VIH/SIDA también podrían utilizar el hecho de vivir con la condición para controlar o herir a sus parejas.5

1 HIV.gov, “¿Qué son el VIH y el SIDA?
2 SIDA Solidario, “La Intersección de Mujeres, Violencia, Trauma y VIH
3 Un Futuro Sin Violencia, “Hechos sobre la Violencia contra las Mujeres y VIH/SIDA
4 Centros para el Control y Prevención de la Enfermedad, “Intersección de la Violencia Ejercida por la Pareja Íntima y VIH en las Mujeres
5 Oficina para la Prevención de la Violencia Doméstica en Nueva York, “Violencia Doméstica y VIH/SIDA

La violencia doméstica, ¿puede aumentar el riesgo de la exposición al VIH?

Existen enlaces documentados entre la violencia ejercida por la pareja íntima (IPV, por sus siglas en inglés) y el VIH/SIDA. Por ejemplo, las mujeres en relaciones donde existe IPV tienen cuatro veces más posibilidades de contagiarse con infecciones de transmisión sexual (ITS), incluido el VIH. Cuando alguien se encuentra en una relación sexualmente abusiva, tiene entre dos y diez veces más de posibilidades de contraer una ITS. Esto podría ser porque:

  • el/la agresor/a podría estar forzando a la víctima a tener relaciones sexuales con una pareja infectada (con él/ella o una pareja externa);
  • la víctima no podría ser capaz de tener relaciones sexuales más seguras o negociar acerca de relaciones sexuales más seguras con el/la agresor/a;
  • el/la agresor/a podría estar teniendo conductas sexuales con otras parejas, que podrían poner en riesgo a la víctima; y/o
  • el/la agresor podría estar convenciendo o forzando a la víctima a practicar conductas sexuales arriesgadas.1

Para saber más sobre los enlaces entre la violencia doméstica y el VIH, puede visitar los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades.

1 Esta información ha sido adaptada de la información compilada de la página de la Oficina del Estado de Nueva York para la Prevención de la Violencia Doméstica “Violencia Doméstica y VIH/SIDA”.​

El VIH/SIDA y la violencia doméstica en una relación íntima

Estoy viviendo con el VIH/SIDA ¿Cómo podría la violencia doméstica afectar mi salud o bienestar?

El VIH, el SIDA y otras infecciones de transmisión sexual (ITS) pueden generar obstáculos específicos para las personas en relaciones de maltrato. La violencia doméstica puede hacer que sea difícil para las personas que viven con el VIH recibir atención médica. Aquí hay algunas formas en que la violencia doméstica puede afectar la atención médica y la salud general de las personas que viven con el VIH/SIDA:

  • Las víctimas que han sido recientemente maltratadas son cuatro veces más propensas a que el tratamiento antirretroviral no funcione (fracaso del tratamiento el VIH) que las personas que no han sido recientemente maltratadas;
  • Es posible que el/la agresor/a esté a cargo de la cuenta bancaria/tenga acceso al dinero de la víctima, al seguro de salud y a otros recursos financieros y se niegue a brindar apoyo financiero para la atención médica o gastos médicos;
  • Es posible que la víctima tenga un ingreso por discapacidad u otro recurso fijo y que dependa de el/la agresor/a para los medicamentos caros y otros tratamientos. Esto hace que la víctima sea financieramente vulnerable ante el/la agresor/a, en lugar de poder decidir qué tratamiento necesita;
  • Si el/la agresor/a está, de alguna forma, cuidando a la víctima, a él/ella puede preocuparle quién lo/la cuidará si abandona a el/la agresor/a o si el/la agresor/a es expulsado/a del hogar;
  • Es posible que a la víctima le preocupe quién cuidará de sus hijos/as si él/ella se enferma y puede incluso posponer el tratamiento porque no recibe ayuda con el cuidado de el/la menor o tiene miedo de dejar a sus hijos/as con el/la agresor/a; y
  • Las víctimas de violencia doméstica con VIH/SIDA pueden tener miedo de que las leyes de notificación a la pareja den como resultado que un/a agresor/a actual o anterior sea notificado sobre su estado.1 Por lo tanto, una víctima podría evitar someterse a el tratamiento médico en caso de que las leyes de notificación de pareja exigieran que el médico u otro profesional médico informen a las parejas actuales o anteriores de la víctima que él/ella tiene VIH. Sin embargo, no todos los estados exigen este tipo de notificación. Para conocer sobre cualquier ley de notificación a la pareja que pueda existir en su estado, consulte El Centro para la Ley y Política del VIH.

1 Esta información ha sido adaptada de la información compilada de la página de la Oficina del Estado de Nueva York para la Prevención de la Violencia Doméstica “Violencia Doméstica y el VIH/SIDA”.​

Vivo con el VIH/SIDA ¿De qué maneras podría alguien utilizar mi estatus de VIH para hacerme daño?

​Los/as agresores/as pueden usar estigmas injustos sobre el VIH/SIDA para aislar y controlar a las víctimas. Aquí hay algunas maneras en que un/a agresor/a podría usar el estatus de VIH de una víctima para controlar o hacerle daño a su pareja:

  • amenazar con revelar su estatus de VIH positivo a familiares, amigos/as, compañeros/as de trabajo, arrendadores/as, etc., o en un caso de custodia;
  • hacer sentir culpable a la víctima porque sus hijos/as viven con el VIH;
  • desvalorizar a la víctima porque vive con el VIH (por ejemplo, decirle a la victima que nadie lo/la querrá porque es VIH positivo);
  • utilizar el hecho de que la víctima vive con el VIH como excusa para una conducta violenta;
  • utilizar el hecho de que la víctima vive con el VIH como excusa para aislarlo/a de los/as demás y tomar el control de las finanzas de la víctima y hacer que la víctima se vuelva más dependiente de el/la agesor/a; y
  • retener, esconder o desechar los medicamentos, cancelar las citas médicas o negarle a la víctima el acceso a la atención médica.1
1Esta información ha sido adaptada de la información compilada de la página de la Oficina del Estado de Nueva York para la Prevención de la Violencia Doméstica “Violencia Doméstica y VIH/SIDA”.

El agresor tiene VIH/SIDA. ¿De qué manera podría utilizar su estado de VIH para agredirme?

​Los/as agresores/as pueden usar su estatus de VIH como una forma para amenazar, acosar o maltratar a sus parejas. Estas son algunas maneras en las que los/as agresores/as pueden intentar utilizar el hecho de que viven con el VIH/SIDA como una forma de controlar o hacerle daño a sus parejas:

  • manipular a una víctima haciéndole creer que la salud de el/la agresor/a se pondrá peor si la víctima lo/la abandona;
  • culpar a la víctima por los cambios negativos en la salud de el/la agresor/a;
  • infectar o amenazar con infectar a la víctima para que se quede;
  • simular estar enfermo/a para que la víctima se quede o regrese si ya se había marchado;
  • forzar a la víctima a realizar actos sexuales en contra de su voluntad que ponen a la víctima en riesgo de contraer VIH o amenazar con cometer estos actos; e
  • intentar infectar intencionalmente a la víctima con la idea de que si la víctima también está infectada, hay más posibilidades de que no abandone a el/la agresor/a.1

1 Esta información ha sido adaptada de la información compilada de la página de la Oficina del Estado de Nueva York para la Prevención de la Violencia Doméstica “ViolenciaDoméstica y VIH/SIDA”.

Más información y dónde obtener ayuda

Vivo con el VIH/SIDA y quiero salir de una relación de maltrato. ¿Qué puedo hacer?

Vivir con el VIH puede afectar la decisión de alguien de alejarse del maltrato.

Algunos de los asuntos que podrían evitar que las víctimas que viven con el VIH/SIDA abandonen una relación de maltrato incluyen:

  • temor de que se revele su diagnóstico en contra de su voluntad si intentan marcharse;
  • discriminación en su contra cuando intentan buscar ayudar en albergues u otras opciones de viviendas de emergencia después de abandonar a el/la agresor/a; y/o
  • recursos financieros limitados si no pueden trabajar y, por lo tanto, puede resultar difícil obtener el dinero necesario para marcharse o para vivir separado/a de el/la agresor/a.1

Es posible que las víctimas LGBTQ de violencia doméstica que viven con el VIH/SIDA enfrenten obstáculos adicionales al dejar relaciones de maltrato debido a que sienten una vergüenza injustificada sobre su orientación sexual y sobre ser VIH positivo.1 Para más información sobre el maltrato en las relaciones LGBTQ, puede visitar nuestra página Víctimas LGBTQ.

Sin embargo, es importante saber que existe ayuda. Si usted está enfrentando alguna de estas situaciones, puede llamar a una organización local donde un/a intercesor/a puede ayudarle a decidir qué quiere hacer y qué tipo de ayuda está disponible para usted. Para encontrar una organización cercana, vaya a la página Intercesoras y Albergues y seleccione su estado en el menú desplegable. También puede llamar a la Línea Informativa Nacional de Violencia Doméstica al 1-800-799-7233.

Otra opción para las víctimas que viven con el VIH/SIDA es informarle a su médico/a o enfermero/a sobre el maltrato y solicitar ser referido/a o solicitar ayuda que el hospital local o el centro médico podrá brindar en el lugar. Por ejemplo, la clínica de VIH de una víctima podría estar asociada con agencias de violencia doméstica de la comunidad e incluso contar con un/a intercesor/a en la clínica. Si una víctima teme que el/la agresor/a se entere de que acudió a una agencia de violencia doméstica, ésta puede ser una mejor manera de buscar ayuda. Sin embargo, es posible que esto solo sea una opción para quienes:

  • están recibiendo actualmente atención médica para el VIH/SIDA;
  • confían en su médico/a o enfermero/a; y
  • pueden asistir a las citas solos/as y/o se reúnen con su médico/a o enfermero/a a solas, sin que el/la agresor/a esté presente.

1 Esta información ha sido adaptada de la información compilada de la página de la Oficina del Estado de Nueva York para la Prevención de la Violencia Doméstica “Violencia Doméstica y VIH/SIDA”.​

¿Dónde puedo encontrar recursos adicionales sobre el VIH y la violencia doméstica?

Si quiere saber más sobre el VIH/SIDA y cómo la violencia doméstica puede afectar a las personas con VIH/SIDA, aquí hay algunos sitios web adicionales cuya lectura puede resultar útil: