WomensLaw no es solamente para mujeres. Servimos y apoyamos a todos/as los/as sobrevivientes no importa su sexo o género.

Información Legal: Puerto Rico

Órdenes de Restricción

Ver Todo
Actualizada: 
9 de diciembre de 2020

¿Qué es una orden de protección?

Una orden de protección es una orden del tribunal civil, firmada por un/a juez/a, que le dice a el/la agresor/a a que no cometa violencia doméstica y puede incluir otras protecciones para usted y sus hijos/as.1 No es necesario presentar cargos criminales o hacer un reporte a la policía para obtenerla.2

1 Vea 8 L.P.R.A § 602(i)
2 Vea 8 L.P.R.A § 621

¿Cuál es la definición legal de violencia doméstica en Puerto Rico para obtener una orden de protección?

Violencia doméstica para el propósito de obtener una orden de protección es cuando una de las siguientes personas repetidamente usa fuerza física, violencia psicológica, intimidación, o persecución para causarle daño físico a usted, sus bienes, o a otra persona o para causarle grave daño emocional a usted:

  • su cónyuge;
  • su ex cónyuge;
  • una persona con quien cohabita o haya cohabitado;
  • una persona con quien sostiene o haya sostenido una relación consensual; o
  • una persona con quien se haya procreado un hijo/a.1

No importa el sexo, estado civil, orientación sexual, identidad de género o estatus migratorio de cualquiera de las personas involucradas en la relación.

1 Vea 8 L.P.R.A. § 602(q)

¿Qué protecciones puedo conseguir en una orden de protección?

Una orden de protección puede hacer lo siguiente:

  • Darle a usted la custodia provisional de los niños y niñas menores de edad;
  • Si está en un albergue para víctimas, suspender la relación filial entre los hijos/as menores de edad y el/la agresor/a (después de considerar muchos factores que la ley enumera);
  • Ordenarle a el/la agresor/a que desaloje la casa que comparte con usted;
  • Ordenarle a el/la agresor/a que se abstenga de molestarle, hostigarle, perseguirle, intimidarle, y amenazarle y que no interfiera con el ejercicio de la custodia provisional sobre los menores;
  • Se mantenga alejado/a de cualquier lugar en que se encuentre usted;
  • Ordenarle a el/la agresor/a pague la manutención para los hijos/as y para usted, si tiene la obligación legal de así hacerlo;
  • Prohibirle a el/la agresor/a a disponer de sus bienes privativos o los bienes de la sociedad legal de gananciales o la comunidad de bienes;
  • Ordenarle a el/la agresor/a que pague una cantidad de dinero por los daños causados por los actos de violencia doméstica, lo cual incluye:
    • gastos de mudanza,
    • gastos por reparaciones a la propiedad,
    • gastos legales, gastos médicos, psiquiátricos, psicológicos, de consejería, orientación, alojamiento, albergue y otros gastos similares;
  • Ordenarle a el/la agresor/a que le entregue temporeramente a la policía de Puerto Rico cualquier arma de fuego que tenga en su posesión así como suspender cualquier tipo de licencia de armas de fuego;
  • Prohibirle a el/la agresor/a que esconda o se lleve a sus hijos/as fuera de Puerto Rico; y
  • Ordenarle cualquier otra cosa que el/la juez/a crea que puede ayudar a su seguridad y/o a la de su familia.1

1 Vea 8 L.P.R.A. § 621

Si el agresor vive en otro estado, ¿puedo conseguir una orden en su contra?

Si el/la agresor/a vive en un estado diferente al suyo, el/la juez/a podría no tener “jurisdicción personal” (poder) sobre ese/a agresor/a. Esto significa que es posible que el tribunal no pueda otorgar una orden en contra de él/ella.

Hay algunas formas en las que una corte puede tener jurisdicción personal sobre un/a agresor/a que es de otro estado:

  1. El/la agresor/a tiene una conexión sustancial a su estado. Quizás el/la agresor/a viaja regularmente a su estado para visitarlo/a, por negocios, para ver la familia extendida, o el/la agresor/a vivía en su estado y huyó recientemente.
  2. Uno de los actos de maltrato “ocurrió” en su estado. Quizás el/la agresor/a le envía mensajes amenazantes o le hace llamadas acosadoras desde otro estado pero usted lee los mensajes o contesta las llamadas mientras usted está en su estado. El/la juez/a puede decidir que el maltrato “ocurrió” mientras estaba en su estado. También puede ser posible que el/la agresor/a estaba en su estado cuando le maltrató pero desde entonces se fue del estado.
  3. Otra forma para que la corte adquiera jurisdicción es si usted presenta su petición en el estado donde usted está, y el/la agresor/a recibe notificación de la petición de la corte mientras él/ella está en ese estado.

Sin embargo, aunque nada de esto aplique a su situación, eso no necesariamente significa que usted no pueda conseguir una orden. A usted le pueden dar una orden por consentimiento o el/la juez/a puede encontrar otras circunstancias que permitan que la orden sea dada. Puede leer más sobre jurisdicción personal en nuestra sección de Asuntos Básicos del Sistema Judicial - Jurisdicción Personal.

Nota: Si el/la juez/a de su estado se niega a dar una orden, usted puede pedir una orden en la corte del estado donde vive el/la agresor/a. Sin embargo, recuerde que es probable que usted necesite presentar la petición en persona y asistir a varias citas en la corte, lo cual podría ser difícil si el estado de el/la agresor/a es lejos.